La Digue, una joya desconocida de Seychelles


Seychelles se compone de un gran numero de islas, siendo las principales Mahé, Praslin y La Digue. Existen diversas formas de disfrutar de estas islas Paradisiacas, aquí se muestra una visión más cercana a la vida local y alejada de los grandes y lujosos resorts de los todo incluido. La Digue es la cuarta isla más grande de Seychelles, acogiendo a poco más de 2000 personas en sus 10km2 de superficie y es famosa principalmente por sus paradisíacas playas, concretamente por la reconocida como una de las playas más bonitas del mundo: Anse Source D’Argent.

Crystal Water Kayaks

A principios del siglo XXI la principal industria de la isla es el turismo,y es famosa por sus playas, especialmente Anse Source D´Argent y Grand Anse. La Digue ha experimentado un marcado aumento de la actividad turística, lo cual ha impactado en forma determinante sobre la economía de Seychelles. Antiguamente la producción de copra y vainilla eran los principales baluartes de la economía local, lo cual se puede rememorar en el museo de la isla. La Digue también es visitada a causa de su rica y colorida fauna marina, que incluye, entre otros peces, tiburones y mantas rayas. Existen unos veinte hoteles y casas de huéspedes, algunos restaurantes y un centro de buceo. Se pueden realizar excursiones en barco y salidas a bucear. En la reserva Veuve los turistas pueden realizar un paseo en bicicleta con guía para admirar la belleza de La Digue.

Cómo llegar

Para salir de mahé es consiente coger el autobús público que lleva hasta la estación de los ferries,  donde el viajero se puede sorprender conociendo a un ex boxeador campeón olímpico cuyo trabajo ahora es el de conductor de autobús. Así es la población Seychellois abierta y espontánea. una vez en el puerto se embarca en el fast Ferry que conviene contratar antes si no se desea pagar X mas, y sorprende ver que en el puerto hay numerosos barcos de pesca grande con nombres vascos y gallegos. Esto se debe a la pesca del atún, muy abundante en el archipiélago. Los Ferries hacen escala en Praslin para después dirigirse a la cuarta isla en tamaño, importancia y tercera en población, nuestro destino. Nada mas llegar lo primero que se aprecia es lo inhóspita que se ve mientras el fast Ferry atraca en el único muelle de la isla y nos encontramos en La Passe que digamos es el núcleo urbano de La digue. 

Donde dormir en La Digue

Para alojarse tenemos pocas opciones, existen varios pequeños resorts hoteleros como La Digue Island Lodge o Hotel L´ Ocean con precios parecidos a los de Praslin aunque menores que los de Mahé. Las otras opciones son villas alejadas de la costa con un precio más barato a los resorts, y por ultimo son las villas que fácilmente se pueden ver anunciadas en booking.com o Airbnb. Consta decir que son casas particulares convertidas en hospicios donde incluso pueden vivir los dueños. Nosotros nos alojamos en Coco Bay Villa, un guesthouse local por el pagamos 50 euros por una habitación doble tres noches.

Como moverse por La Digue

Probablemente lo mas importante al llegar a la isla sea dirigirse nuestro alojamiento a pie (si es posible) o en un taxi-moto y pasar de de los isleños que intentan alquilar bicicletas en el puerto ya que ponen precios muy altos. Una vez que nos hemos alejado del mismo podemos preguntar o al llegar al alojamiento es muy probable que los mismos dueños nos las alquilen por unos 6 euros al día. Tan importante es este medio de transporte porque los Automobiles están prohibidos en la isla, tan solo varios de los servicios públicos y de emergencias son los que se pueden ver.

Donde comer en La Digue 

Una vez que tenemos nuestro transporte es conveniente acercarse uno de los tiendas o ultramarinos que hacen las veces de supermercado para familiarizarnos con los productos. Resulta curioso pensar que debido a su tamaño los bienes y productos que llegan por barco se guardan en un almacén general como hace siglos se hacia.

Que hacer en La Digue

En toda la isla se puede pagar con tarjeta menos en los puestos de carretera y el parque Union State. A menudo los visitantes de esta isla un día o como mucho una noche, por ello resulta tan interesante permanecer tres días si se desea desconectar y bucear. Casi todo el perímetro se encuentra formado por pequeñas bahías y playas, solo la esquina sur es en su totalidad roca y difícilmente accesible. 

Playas del sureste

Nuestro recorrido comienza por descubrir las vírgenes playas del sureste de la isla a las que se accede por un camino al final de la vía principal desde La Passe. Es difícil perderse ya que si nos desviamos probablemente lleguemos a la propiedad de algún isleño que amablemente nos indicará el camino. Nada mas llegar al final nos encontraremos con un pequeño chiringuito local frente a la playa de Grand Anse, una vez allí y aunque resulta muy tentador estacionarse para disfrutar de un día en la playa le sacaremos un mejor partido si nos aventuramos a explorar las dos mas al norte siguiendo un camino que cruza por el bosque tropical que las conecta. Llegamos primero a Petit Anse cuyo extremo norteño sin duda es uno de los lugares más bellos de la isla. Continuando por el camino llegaremos finalmente a Anse Cocos, la más virgen de todas las playas de la isla donde encontramos paz y formaciones graníticas espléndidas.

Grand Anse

Playas del norte y noreste

Para descubrir las playas del norte dejaremos atrás La Passe por un camino asfaltado donde sorprenderá encontrarse cruzando o a los lados unos quelonios centenarios, las tortugas de Aldabra de mas de 100 kilos y alguna con mas de 100 años. Esta excursión se hace por cuenta propia, no es necesario contratar nada más que una bicicleta o hacer el camino andando. Todas las playas están cerca de la carretera y son de fácil acceso. Esta excursión no implica largas caminatas ni cuestas imposibles, es un agradable paseo, aunque si la bici no es lo tuyo encontrarás algún tramo algo cansado. Resulta curioso del mismo modo descubrir que las gaviotas han sido sustituidas por zorros voladores, estos murciélagos de gran envergadura son sin duda parte de la fauna local y se ven tanto por el día como por la noche.

La ruta comienza siguiendo la carretera principal del pueblo hacia el norte, dejando atrás el resort Le Domaine de L’Orangerie, la primera playa que nos encontramos es Anse Severe, donde varios puestos de zumos y bebidas pueden brindar al viajero de un atardecer inolvidable. Cruzando la punta mas al norte de esta pequeña isla llegamos a Anse Patates, donde la marea y las corrientes obligan a ser cauto a la hora de explorar el arrecife ya que rompiente se encuentra justo sobre la barrera de coral. Para los mas aventureros del snorkel es una zona con gran actividad de tiburones de arrecife, rayas águila y delfines, con altas probabilidades de verlos. Siguiendo nuestro camino aparece ante nosotros Anse Gaulettes y sus fabulosas palmeras ladeadas hacia la playa dignas de ser retratadas.

Anse Fourmis

En este mismo punto hay un restaurante, Chez Jules, muy bien localizado frente al mar que ofrece comida más elaborada que los take away pero conviene cuidarse de pedir langosta, ya que su estado en las islas es totalmente desconocido. El autor ha trabajado con las autoridades pesqueras del Gobierno de Seychelles (Seycat) durante este periodo en el paraíso, en un programa para el estudio y la conservación de la langosta autóctona. El resultado preliminar ofrece malas noticias, la sobrepesca de este manjar debido a la demanda turística ha diezmado la población de este invertebrado y a menudo se incurre en la pesca ilegal y la venta alegando ser producto local cuando realmente viene ultracongelado mayoritariamente de Singapur. 

Continuando el recorrido aparece Anse Grosse Roche y Anse Banane donde encontraremos una extensa playa con palmeras de diversas formas muy fotogénicas que hacen el atrezzo de este paraíso. Por ultimo llegamos a Anse Fourmis otra playa pequeña cubierta por árboles Takamaka,  que prácticamente desaparece con marea baja. Perfecta para tomar el sol y relajarse, sin embargo, el lugar no invita a nadar o hacer snorkel pues con marea baja el agua apenas cubre, y con marea alta la corriente es muy fuerte. Se puede atravesar el bosque para llegar a Anse Cocos aunque no es recomendable por su dificultad. En este punto resulta conveniente volver a La Passe para disfrutar de una cena con vistas a Praslin y el atardecer paradisiaco. 

Suroeste- Anse Source ´Argent

Considerada por muchos la playa más bonita del mundo, la peculiar Anse Source D’Argent es, sin duda, el mayor reclamo de La Digue, e incluso de Seychelles. Por supuesto esto es cuestión de gustos, pero lo que sí en innegable es que sus curiosas formaciones graníticas, la abundante vegetación que la rodea y los diferentes tonos turquesa del agua hacen de este un lugar único en el mundo.

Situada en la zona suroeste de La Digue, para llegar a Anse Source D’Argent hay que atravesar el recinto del Union State. La entrada a este lugar cuesta 115 rupias, aunque también puedes acceder a la playa de manera gratuita caminando por la playa, rodeando el Union State por el mar. No es del todo legal, pero tampoco debería serlo cobrar entrada para acceder a una playa pública. Nosotros sí pagamos la entrada, entre otras cosas porque había marea alta y era imposible caminar por la playa. Esta entrada da acceso al recinto, donde hay plantaciones de vainilla y cocos, un antiguo cementerio que data de los comienzos de la época colonial de Seychelles, y la Plantation House, un ejemplo de arquitectura colonial francesa ahora reconvertido en casa museo.

Siguiendo los carteles hacia la playa, al cabo de unos 10 minutos llegarás a la famosa Anse Source D’Argent. Es una playa larga, pero parece dividida por las rocas en diferentes sectores. Por detrás de las rocas hay un caminito que conecta todas pequeñas playas. La zona de arena es estrecha, lo que le añade encanto y le da ese toque salvaje tan característico de las playas tropicales. Cuando la marea está alta la playa se cubre totalmente por agua.

Si quieres disfrutar de este pedacito de paraíso tú solo merece la pena madrugar, Anse Source D’Argent es una playa que recibe muchos turistas. Asimismo, es una playa perfecta para familias con niños por sus aguas tranquilas y poco profundas. En la zona hay un restaurante y abundante sombra gracias a la vegetación y, cuando sube la marea, podrás nadar y practicar snorkel, el plan perfecto para pasar el día en uno de los enclaves más bonitos del mundo.

Crystalwater Kayaks 

Sin duda optar por alquilar uno de estos Kayaks transparentes es una experiencia muy recomendable para complementar nuestra visita de Anse Source D´Argent. Tenemos varias opciones desde simplemente alquilar una hora y disfrutar el fondo del arrecife a escasos 1 a 2 metros de profundidad por 20 dolares; o la opción por la que optamos Cristina y yo: una travesía desde el arrecife mas al norte de Source D´Argent hasta la playa mas al suroeste. Para esta experiencia se sale un grupito de 5 Kayaks dobles transparentes con guía, haciendo nuestra primera parada en varias zonas del arrecife donde las rayas cruzaban por el fondo bajo nosotros. Siguiendo el recorrido por la laguna del atolón, y cercano a la barrera del arrecife, a un lado el indico y la Isla de Praslin y al otro las formaciones graníticas tan características de las Seychelles.

La sorpresa de esta excursión aparece al final cuando llegamos a una playa que para los que hemos visto muchas veces la película de Naufrago (Cast Away) que protagoniza Tom Hanks, nos es bastante familiar. Es el lugar donde llega y donde se sienta mirando el mar con su compañero Wilson. Mas allá de este aspecto cinéfilo es un lugar increíble y que desbloquea otra playa que por las corrientes esta llena de trozos de coral ya blanco debido a las corrientes y al bleaching (tristemente), aunque no deja de ser precioso de ver. Justo antes de volver se recogen y se abren unos cuantos cocos y se entrega un almuerzo para disfrutar de la Golden Hour (la segunda mas impresionante de mi vida). Esta excursión costó 35 dolares y merece sobradamente la pena.

Playa de Wilson

¿Que mas hacer en la Digue?

Algo más que playas en La Digue

RESERVA NATURAL VEUVE

La Digue no es solo playa. Si te has cansado de sol y necesitas una actividad más a la sombra, puedes visitar la reserva Natural Veuve, donde viven diversas especies endémicas como el monarca collilargo, una clase de ave de la que quedan aproximadamente 100 ejemplares. La entrada cuesta 150 rupias.

BUCEO EN LA DIGUE

Otra actividad muy interesante que puedes realizar es el submarinismo. Hay un solo de centro de buceo en la isla y numerosos puntos de buceo en los alrededores para salir en barco. Puntos de buceo como Albatros y St. Pierre (los que hicimos nosotros) son lugares llenos de vida y aptos para aquellas personas con el titulo básico de buceo como Open water diver de PADI.  

NID D’AIGLE

Desde uno de los caminos cerca de La Passe comenzamos un recorrido de 4 kilómetros hasta el punto mas alto de la isla Belle Vue o el Nido de las Aguilas. No es un camino bien adaptado y con poca sombra por lo que merece la pena hacerlo pronto por la mañana y bien pertrechados de agua. A media hora de la cima encontramos un pequeño puesto donde comer o tomar algo, después el camino se vuelve mas escarpado hasta llegar a una pequeña planicie a 300 metros e altura con las mejores vistas de Mahé, Praslin y Silhouette.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *